29 de diciembre de 2013

Año renuevo

Ahora que comienza un nuevo año conviene hacer propósito de enmienda y plantearse nuevos y prósperos retos que sustituyan a los que incumplimos el año pasado. Por eso la web WikiHow (cómo hacer de todo), muestra una surtida variedad de consejos que van desde cómo actuar en un velatorio a cómo conseguir un hombre para casarse. Curioso. La mayor parte de lo que dice son naderías y obviedades, pero siguiendo sus consejos yo he llegado a la conclusión de que no le gusto a ninguna chica.

Sus recomendaciones pueden ser útiles, aunque evidentes, porque uno ya sabía que si te cruzas con una chica y se cambia de acera es que no le gustas. Aunque también me lo hacen los políticos y no pretendo casarme con ellos. Soy muy listo y deductivo. Un Sherlock.

A las chicas que buscan marido, para casarse, porque no dicen marido a secas, sino que especifican «para casarse» (podrías estar buscando marido ajeno), les aconseja que sean sexys porque ningún hombre busca para matrimoniar a una buena compañera de piso de estudiantes. Cierto. Los hombres, aunque parezca extraño, buscan una chica con la que hacer cuchi cuchi, aunque sea de vez en cuando. Son muy raros.

También aconsejan sobre cómo aceptar ante tu pareja que te gustan sus pies. Que eres fetichista del pie femenino. Hacerles masajes, decirles que son muy bonitos, etc. Estos fetichistas lo tienen fácil, pero no he encontrado nada sobre cómo hacerle ver que te gusta verla en jarras y con los sobacos depilados. O que te mueres por robarle la lencería, entre otras aficiones ‘fetish’.

Te va a tomar por un raro pervertido, aunque con lo de la ropita interior puedes argumentarle que la modelo Kim Kardashian ha vendido su lencería usada en un rastrillo solidario organizado por su madre (una santa). Un sueño para fetichistas, eso dicen los enterados, pero en realidad no lo es porque una cosa es adorar las prendas de la chica que amas y otra muy distinta las de una desconocida, que es una guarrada. Esto no lo dicen en la web, pero te lo digo yo.

Aunque en la web lo explican todo, ya digo, desde cómo besar al aíre, caerle bien a los niños o cómo comportarte con las mujeres. Esta última pregunta me la sepo, seño. Para caerles bien a las chicas no hay que preguntarles si han aumentado la talla del pantalón, si le han salido cartucheras o si gritan cuando se corren. Les resultas antipático cuando no odioso.

La web también enseña cuestiones muy principales para aprender a actuar como mujer loba, sobrevivir a un tiroteo, abrazarse a sí mismo o cómo actuar en una cita en el cine, es decir, ser educado y no meterle mano a la novia si no estás en las últimas filas. Todo muy útil, como se ve. Pero si ella saca la fusta es que no le gustas. O que le gustas demasiado. O que quiere que no te hagas el remolón y friegues los platos. O que desea que para Reyes y el próximo año le regales un caballo. Adivina.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

22 de diciembre de 2013

Natividad

En Cataluña los cerriles nacionalistas arrecian con sus independencias y demás lolailos con un referéndum que Rajoy les va a prohibir. Mal hecho. Impedirlo es una injusticia porque es como quitarle a un tonto las chuches. Muy cruel. Pero no pasa nada. En Asturias han suprimido los términos Navidad y Semana Santa de las vacaciones escolares. Stalin sabía mucho de corrección y borraba de las fotos a los que no le eran sumisos afectos, pero no se puede cambiar la memoria histórica a fuerza de palanqueta del decreto ley.

Es como la paparrucha 'políticamente correcta' del Ayuntamiento de Segovia que ha impartido un curso para enseñarle a ligar a las niñas de 13 años. Tengo para mí que serían ellas las que les podrían dar a los profesores un curso (y un buen repaso), pero tal y como anda el fracaso escolar es probable que no aprueben ni en septiembre. Y que tengan que repetir. O pasar de curso con la asignatura de ligue pendiente. Porque éstas no aprueban ni con clases de refuerzo.



Seguimos con lo 'political correctness' y a mandar que para eso estamos, porque llega Gallardón e inaugura los matrimonios y divorcios ante notario por 95 euros. Llegas, pagas y te casas o divorcias. Y puede que habiliten abonos, todo incluido, divorcio/casamiento. O que en la entrada de la notaria haya una máquina expendedora de ramos de novia.

Y no sabemos si habrá que pagar algo más si quieres que el notario se vista de Elvis Presley, como ocurre en Las Vegas. Menos mal que nunca me he casado, ni me casaré (como no sea por la Iglesia), porque eso de que te pongan una póliza en la frente por 95 euros en papel timbrado es muy ordinario y mercantil. Si al menos Gallardón oficiara de Juanita Reina para "unir lazos entrañables"...

O de Curro Jiménez porque en Andalucía los comunistas han pedido bautizos civiles que es como si la Iglesia quisiera celebrar la fiesta del PC en la catedral de Burgos. O el esnobismo del 'halogüen' que es una costumbre americana ajena a nuestra cultura. Lo que ocurre es que nos afanamos para conservar el nombre de una calle porque así se la conoce de toda la vida, "El callejón de los tiznaos", pero queremos cambiar otras costumbres porque son católicas, aunque sea importando la especie invasora de la calabaza americana. Se trata de elegir a quién odias más: a los americanos o a los católicos. Y ganan los católicos, así que bienvenido sea 'halogüen' y sus americanadas.

Escarbamos con tesón en la memoria histórica pero cegamos nuestra memoria que nace en la infancia que "son recuerdos de un patio de Sevilla y un huerto claro donde madura el limonero" (Machado). Así que si viene un niño y me espeta "truco o trato" lo aparto con desgaire porque donde esté el aguinaldo navideño, aunque sea una cebolla, que se quiten los perifollos del 'halogüen', las felices fiestas y la especie invasora de Papa Noel. Uno es del belén y de los Reyes Magos. Así que feliz Navidad, a Dios gracias.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

15 de diciembre de 2013

Calcetines

Un estudio de la Universidad de Groningen (Países Bajos) ha comprobado que el 80% de las mujeres llegan antes a la cima del placer si llevan puestos unos calcetines. Habrá pues que olvidarse de las medias con costura y talón cubano. O de las de rejilla, a lo Helmunt Newton, para que a ellas no se le hielen los pies, que de eso se trata. Tendremos también que renunciar a los botines, el corsé de cuero y la fusta. Una pena.

Es sabido que no hay nada más ridículo que un hombre desnudo con calcetines y calzoncillos, un espanto, pero a ellas habrá que permitírselos porque si se ha de sacrificar uno por la patria pues que se sacrifica. Qué remedio. La patria se lo merece todo para que sea una, grande y libre, en la casa-cuartel de sus muslos.



Hay otras patrias que también cuentan porque mientras la izquierda pide que se reduzcan los gastos militares para dedicarlos a Educación y Sanidad, muy conveniente, también han solicitado la construcción de barcos de guerra y tanques para no dejar en paro los astilleros de la patria de Cádiz (PSOE), ni la de la empresa Santa Bárbara de la patria de Asturias, de donde es diputado Gaspar Llamazares (IU), oh, casualidad. Algunos querían construir la Utopía sin pagar la mano de obra.

Quizás confunden las nubes de algodón de azúcar con la realidad de olla y cardenillo, verdad usted, porque una vez rendidas las correspondientes honras fúnebres al venerado Nelson Mandela (agasajado por demócratas y dictadores), aparece la verdadera naturaleza del ser humano ya sea de piel blanca o negra, y la gresca de su herederos por su enorme fortuna. Va de suyo. Cuando la perra gorda anda por medio, no hay ni primos ni sobrinos.

En España se supone que los primos son los votantes porque aunque la corrupción es uno de los mayores problemas, junto al paro, los políticos han rechazado un pacto anti-corrupción. Sólo se han avenido a elegir los miembros del CGPJ porque todos han mojado en la Justicia su parte alícuota de churro. Pero por lo demás que te vayan dando como le va a dar Rajoy a la mayoría de pensionistas al subir sólo 1,9 euros la pensión mínima de 778 mientras que a las máximas de 2.548 les va a endiñar 6,3 euros, por lo que unas aumentaran en progresión aritmética y las otras en progresión geométrica y cada año se acrecentará más esta diferencia. Cosas de la derecha que, con colegios privados por medio, no sabe diferenciar entre geométrica y aritmética. O lo sabe y lo hace a conciencia, que también va de suyo.

Como el columnista Manuel Alcántara cuando asegura que a la Iglesia le interesa que hayan pobres para poder así justificar su trabajo, de donde se trasvina que a la izquierda también le conviene la pobreza para que no se les cierre el quiosco. Con ‘maestros’ como este más te vale ser analfabeto. Debe de ser cosa de los calcetines, ya digo, que al buen hombre no se los ponen ni en la cabeza.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

8 de diciembre de 2013

Polígrafo

Debbi es una joven británica muy celosa que cada vez que su novio sale o entra de casa lo somete al polígrafo. Y además le lee todos los mensajes del móvil, según el Daily Mail. Una joya. A mí me encandilan las mujeres celosas y posesivas, mucho, pero lo del polígrafo es muy fácil superarlo porque hay cursos por correspondencia de la CIA que te entrenan para engañarlo y lo puedes pasar. Y tan felices, oye, que ya dicen que las reconciliaciones son muy bonitas. Aunque algunas te echen a la calle sin ponerte el polígrafo, que yo no sé adónde vamos a ir a parar. No respetan tus derechos.

Como la derecha cavernícola y reaccionaria que ha alborotado el gallinero de la ‘bienpensancia’ debido a la nueva ley de Seguridad. Dicen que es un ataque a las libertades porque te multan si insultas a la policía que impide asaltar el Congreso. Cuánta razón tienen. Qué mierda de democracia es esta en la que no existe el derecho a insultar a la policía ni a los profesores. Es fascismo puro y duro. Insultar a la policía y a los guardias es un evidente signo de que estamos en un país libre y con una democracia real YA!


No nos pueden coartar el derecho legítimo a insultar a un policía porque atenta contra los derechos humanos que son la piedra angular del Estado de Derecho. Te pasas la vida educando a tu hijo para que aprenda a insultar a la policía y luego te impiden ejercer este derecho fundamental. Qué poca vergüenza tienen. En Cuba insultas a la policía y te felicitan y además te regalan una tostadora. A ver si vamos aprendiendo lo que es democracia real YA!, que parecemos tercermundista.

Que lo somos, porque la nueva ley es inconstitucional y muy peligrosa en muchos supuestos, es cierto, pero en una democracia real lo último que se te ocurre es insultar a la policía. O al lechero que llama a tu puerta a las 5 de la madrugada. O al cabrón que aparca en doble fila. Si la policía se extralimita se le toma el número de placa y se presenta denuncia, pero no se la insulta por la misma razón por la que no se escupe en la calle, ni se ponen los codos en la mesa, ni se insulta al cabrito que aparca en la acera. Se llama a la grúa, pero no se le dice hijo de puta. Aunque lo sea. Que lo es, no te quepa la menor duda. Un pedazo cabrón como el policía que impide que los neonazis asalten el Congreso.

Democracia real, oye, que hubo gente en el franquismo que murió en enfrentamientos con la policía para conseguir el derecho a insultarla. Así que en el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército fascista, hemos alcanzado los últimos objetivos militares: ya podemos insultar a la pasma. Y que ellas te echen de casa sin ponerte el polígrafo cuando te confundes, sin querer, y te pillan en la cama con una que se parece a ella.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

1 de diciembre de 2013

Misterio

Justin Lookadoo es un bambarria gurú de las relaciones sociales que aconseja a las chicas que nunca den el primer paso y sean dependientes de ellos. Y a los chicos que no se dejen domesticar, según el guion de «El varón domado» de Esther Vilar. Este espécimen machista también receta a las chicas que sean «misteriosas». ¿Misteriosas?... Suponemos que se referirá a que guarden el misterio y no enseñen las bragas, al cruzar las piernas, hasta la tercera cita. O la segunda, no estoy seguro.

Cosas del misterio, de insinuar pero no enseñar, como nuestra bienamada derecha que ha alicatado su sede en Génova con dinero negro y ha mantenido una presunta contabilidad B ‘continuada en el tiempo’. Para dar ejemplo. Ya nos advierte el pepero Pons de que los dirigentes de su partido son “tan honrados como todos”, es decir, que su camarada Carlos Fabra condenado a 4 años de cárcel por delito fiscal, es tan honrado como todos, como un servidor que jamás he sido condenado. En el juzgado.



Pons lo dirá porque los peperos no se van de mariscadas con bolsos piratas de hule, una ordinariez, sino que se van de marcha real con las dobles facturas y los sobresueldos pues el buenazo de Rajoy ya tiene 100 imputados por corrupción en Valencia y otro dirigente más condenado a chirona, al trullo, a la trena. Menos mal que el gallego va a perder las elecciones para que vuelvan Rubalcaba, Cayo Lara y Rosa Diez. O Aznarín y la Aguirre, según la extrema derecha. Estamos salvados.

Creíamos que andábamos curados de espanto y tenemos el espanto hasta en la monarquía y en la presidencia del Gobierno con la mamandurria y la conchabanza de la España bufa que gusta al caciquismo paleto barcenario que te hace la peineta y cree que hay que bajar los impuestos porque si no, el dinero hace mutis, se va de España o se funde en negro.

Cosas de la España real donde hasta los clubes de fútbol defraudan a Hacienda y nadie les pasa factura porque «furbol es furbol» y no hay cojones para cerrar los estadios pues los españoles tienen mucho peligro, se encorajinan y te abroncan con fallas y chirigotas, mientras los que dilapidan el dinero público se manifiestan contra los recortes de ese dinero público pues conviene seguir derrochándolo en saraos de esta sociedad chupagambas que no cree en Dios porque no lo ve, pero comulga con el ocultismo, el tarot o el horóscopo. Y encima Rajoy no es aznarista. El acabose, según la prensa con tirantes.

Así que llegan los banqueros y «compran» dinero en Europa al 0,25% y se lo venden al Gobierno al 4% para ganar pasta sin riesgo negándosela a particulares y empresas, mientras el 21% de los españoles viven bajo el umbral de la pobreza. Y en esas andamos, verdad usted, con esta tropa de políticos, sindicalistas y banqueros que quieren ligarnos, con misterio, y nunca te enseñan las bragas en la primera cita electoral, pero pagan luego la cena, la cama y los condones con IVA o sin IVA.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

24 de noviembre de 2013

Papis

Los alumnos vuelven a protestar contra la ley de Educación de la derecha, aprobada sin consenso, tras otras tres leyes de izquierdas también aprobadas sin consenso.  Hacen bien, aunque uno no los entienda porque he sido un lelo matriculado al que han echado tanto de la enseñanza pública como de la privada; un baldón que me impide comprender por qué he de pagarle la carrera a un niñato que ejercerá de cirujano y se convertirá en millonario poniendo tetas. O que se forrará como registrador o notario. O construyendo chaleses si oficia de arquitecto. O cobrándome 50 euros la hora si ejerce de abogado. Que se la pague su papi.

Pero los papis no quieren y por eso han apoyado las reivindicaciones de sus criaturicas; de esos seres horripilantes que comen, cagan, duermen, acarrean libros e incluso practican actividades al aire libre con el botellón. Criaturicas.



Los padres lo que quieren es que a sus hijos los aprueben sin estudiar y sin que les cueste un duro. «Títulos para todos». Uno no tiene hijos (que yo sepa), pero tiene que aguantar a los hijos de los demás; a los nenes de aquellos que no supieron hacerse un nudo en la polla y cargan sobre nuestros hombros los pesados fardos de su paternidad, el caprichito de que sus roros los llamen a ellos «papá» o «mamá».

Porque ser papi es muy fácil. Hasta el más tonto sabe cambiar la goma del butano. La cuestión es que los demás te financien los libros del nene, el autobús del nene y los suspensos del nene. La pater/maternidad no es un derecho. Eso de reproducirse está muy sobrevalorado y lo hacen hasta las ratas y los conejos, como mejor tino y fortuna porque no cargan sobre los demás sus primarios instintos de dejar aquí sus genes, como si fueras un Einstein o una Madam Curi.

No lo eres. No lo sois. Y vais a dejar unos ceporros que, salvo excepciones, se afiliarán a una peña de fútbol, consumirán gasto social y procuran ser liberados sindicales, si son algo espabilados. Porque para más no dan de sí. Lo dice Luis Antonio de Villena (escritor, progresista y gay): «Yo no era franquista y detesté al dictador, pero he de decir (con pena), que cuando terminé el bachillerato en 1968 sabía bastante más que muchos de los que terminan hoy una carrera universitaria». Verdad verdadera, porque.  la mayoría de mis compañeros que se quedaron en el instituto estudiaron su carrera con becas de Franco pues pertenecían a familias humildes. Ahora los alumnos disfrutan de Internet o ‘guatsap’ y fracasan con estrépito pese a que se invierte en ellos más que nunca. Y ninguna universidad española está entre las 200 mejores del mundo.

Es para hacérselo mirar, sí, como los papás y las mamás que se dan a la procreación como los conejos y los cerdos, pero sin charco. Voy a tener un hijo, te dicen alborozados. Por qué. Por qué nos odias tanto. Si quieres dejar tus genes para la posterioridad haz horas extras, querido, y te pagas el caprichito.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

17 de noviembre de 2013

Sinceridad

Las parejas más sinceras son, normalmente, las menos felices, según la profesora Marianne Dainton, de la Universidad de La Salle en Filadelfia, que tras diversos estudios ha llegado a la conclusión de que la sinceridad es una gran fuente de insatisfacción, si la llevamos al extremo.

Dainton explica que no todas las mentiras son satisfactorias, pero sí son convenientes aquellas que nos hacen evitar una pelea. Y es cierto. Por eso si la chica te pregunta si la ves más gorda debes aclararle que no, qué va, porque ella te va a mentir a ti con eso de que «sí, he llegado». Dicen que son mentiras piadosas, pero en realidad con trolas muy gordas pero imprescindibles. Yo siempre he mentido mucho y cuando puedo escaparme de casa y me preguntan a las 7 de la mañana si he madrugado para ir a trabajar, siempre digo que sí. O que voy a hacerme un análisis de sangre. Nunca digo que voy a acostarme.



Hay que mentir como ha hecho todos estos años la UGT de Andalucía que por fin han reconocido que se llevan dinero de los ERE y ha defendido su derecho a cobrar del fondo de reptiles por mediar en ellos, aunque, permitan despedir a trabajadores. «No somos hermanitas de la caridad», afirman quejicosos, reconociendo que existen las hermanitas de la caridad que son solidarias sin peaje y que para ellos eso del compadraje obrero está muy bien siempre que apoquines una comisión, sin recortes, que ya nos manifestamos el próximo sábado para que no los haya.

Por eso las cenas con gambas, jamón y fino en la Feria de Sevilla, son «copas de trabajo». Sin recortes. Este es el sindicalismo del siglo XXI: se echa al trabajador a la calle y nosotros nos embolsamos por intermediar en ello porque, obviamente, «no somos hermanitas de la caridad». Qué te habías creído.

Y que siga la fiesta, sin recortes, pues ya nos advertía Hemingway que «aquí no bebemos para emborracharnos, sino para seguir borrachos». Por eso quiere volver Aznarín con la ayuda de Pedro J., el del El Mundo. Y por eso Rubalcaba «ha vuelto». Y por eso en Granada 14 políticos inauguraron hace poco una rotonda en el municipio de Alhendin.

La rotonda es tan pequeña que en la foto que se hicieron para la posterioridad, para recordar semejante proeza, no cabían todos y se quedaron fuera seis diputados y un senador. Y luego se fueron todos a abrir un spa. La mayoría eran del PP, pero también estaba el único concejal del PSOE, para que luego digan lo de las dos Españas. Caben las dos en una pequeña rotonda. La genial cineasta ciezana, Manuela Moreno, los podría haber filmado con el punto de vista jocoso y sarcástico de su corto ‘Pipas’.

Para eso están y para eso cobran, seamos también sinceros. Aunque a veces es mejor mentir y decirle a tu chica que el pelo largo que ha encontrado en tu bigote no es de su mejor amiga, sino de su madre. Así todo queda en familia.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

10 de noviembre de 2013

Cepillo

Lo más 'cool' de los regalos de aniversario es comprarle a la chica un cepillo de dientes eléctrico, en lugar de la tradicional alcachofa de la ducha. Y cuando te lo dicen te quedas despatarrado porque ellas mismas reconocen que el cepillo es mejor porque tiene múltiples ventajas, créeme, pues el mango tiene un grosor aceptable, el cabezal se puede usar con diferentes intensidades tanto en una zona como en otra, por encima o debajo de la ropa, y aunque las pilas estén casi gastadas. Pero la ventaja decisiva -me aclaran-, es que se compra sin pudor y es tan discreto que se guarda en la mesilla de noche o el baño. Y se lleva en el bolso para viajes o "emergencias".

Y te quedas patitieso, ya digo, porque las chicas criaban fama de modositas y ahora resulta que se dan al gaudeamus que da gusto. Como nuestros bienqueridos políticos que son incapaces de ponerse de acuerdo con la Educación (de los hijos de los demás), pues quieren llevarse el ascua ideológica a su sardina.



Todas las leyes de Educación vigentes en democracia han sido de izquierdas porque lo primero que hizo Zapatero fue ajusticiar la ley de Aznar, que no entró en vigor. Ni respiró. Y el PP le responde ahora imponiendo la suya mientras algunos alumnos no entienden un texto escrito, según PISA, y tenemos el doble de fracaso escolar que el resto de Europa, pese a invertir más que ellos. Nos va la marcha. Que no decaiga. Hasta la próxima ley.

Nuestros preclaros políticos se entretienen recauchutando leyes pues sólo buscan imponer su esperma ideológico y cuando unos aprueban una ley, los otros mean luego encima de ella para borrarla, marcar territorio y que se sepa que esa útero ideológico es suyo. Como los perros.

Tenemos los mismos políticos de toda la vida como Rajoy, Rubalcaba, Cayo Lara o Rosa Díez; aunque esta última (ahora UPyD), ha cambiado de collar porque lleva 36 años afincada en la política pues ya fue consejera del PSOE en el gobierno Vasco, quiso liderarlo en las primarias y ahora se nos aparece a los pastorcillos en plan 'virgo potes, virgo veneranda, virgo predicanda'.

Más de lo mismo, sí, porque la nueva crianza juvenil ya viene con añada de barrica de roble como la flamante presidenta socialista de Andalucía, Susana Díaz, que no ha trabajado en su vida fuera del partido y llegó a dejarse la universidad para dirigir las juventudes socialistas. A eso se le llama vocación, de novicia con canas. Muy lógica tal querencia cuando se han subido la asignación a los partidos un 24% para 2014.

Luego se extrañan de que aumente la abstención hasta casi el 48%, un horror, porque los políticos interpretan que te da igual lo que hagan y siguen mangoneándote. Lo que les jode es el voto en blanco (sobre vacío) o el voto a los independientes que no reciben de Madrid las soflamas y hasta la cartelería. Mejor meter en la urna un cepillo de dientes a ver si se alivian. O una muñeca hinchable, que todo aprovecha.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

3 de noviembre de 2013

Basura

Un violador reincidente ha salido libre gracias a la sentencia de Estrasburgo que ha permitido ir excarcelando terroristas y demás ralea de baja estofa, como la etarra que fue liberada en sólo unas horas. Y eso que dicen que la justicia española es lenta.

Duele, pero hay que aceptar la sentencia pues a estos criminales se les juzgó con una ley que no se puede modificar según el capricho retroactivo. Da rabia, pero no te pueden poner una multa de tráfico, pagarla y que luego cambie el Gobierno y te aumenten su importe. O que te modifiquen las exenciones a las que tuviste derecho.

La culpa de este descamino no es del tribunal de Estrasburgo, que ya ilegalizó a los etarras, sino de los políticos que se negaron a cambiar cuatro veces la benévola ley de la dictadura de 1973. Éramos demócratas ‘de toda la vida’ y estábamos tan agustito con una ley franquista. Cambiar una ley de la dictadura era ‘reaccionario, según Zapatero. No se modificó (en parte) hasta 1995 y tuvimos que esperar a Aznar para que los asesinos cumplieran íntegramente las penas.



Están en la calle gracias a la sumisa izquierda que confunde la reinserción con la redención (ver ‘Pickpocket’, ‘Un condenado a muerte se escapa’ o ‘Mouchette’, del cristiano jansenista Robert Bresson). Para alcanzar la redención hay que hacer luego el bien y estos asesinos ni tan siquiera han colaborado con la justicia. No quieren redimirse. Sólo salir de la cárcel y cobrar el paro, como genuinos españoles.

Y dejarnos el dolor de las víctimas, sólo dolor, pues lo que sentimos por ellos no es odio, como afirma el comunista Llamazares, sino el mismo sentimiento que padecen las mujeres hacia el ‘violador del ascensor’ que agredió a 18 jóvenes, asesinó a dos chicas y que ahora va a ser liberado.

Los proetarras y el PNV se han regocijado por el cumplimiento riguroso de la legalidad y ahora deberán aceptar que ese rigor se siga cumpliendo y no se relaje la política penitencia a los demás etarras. Ellos mismos se han ahorcado el 6 doble.

Pero lo que a uno le espeluzna no es que los terroristas salgan a la calle y la llenen de más basura, sino que gobiernen las instituciones del País Vasco y obliguen a colocar en los portales de las casas unos ganchos para que los vecinos cuelguen las bolsas de basura, con el nombre de la familia etiquetado en la bolsa para facilitar la inspección. Teniendo en cuenta a qué juegan por allí, cómo entienden los derechos humanos, a mí me daría miedo hasta meter en la bolsa papeles rotos en mil confeti.

Es una guarrada pero no lo saben. Quizás podríamos hacérselo ver llenando la bolsa con el papel usado del váter para brindar con el inspector cuando hurgue en la bolsa que cuelga junto a la entrada de los edificios. Porque en el País Vasco la basura está colgada de las paredes. Y de las instituciones gracias a los jueces del Constitucional que fueron los que legalizaron a los pro-etarras. Los jueces españoles, no los de Estrasburgo.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

27 de octubre de 2013

FantasiaX

El libro ‘Las 1.001 fantasías más eróticas y salvajes de la historia’, de Roser Amills, recopila cientos de fantasías de personajes ilustres e inteligentes que parece que también eran humanos, es decir, unos cerdos. Como todos.

Pero muy humanos, porque el mítico escritor James Joyce perdía la cabeza por el olor de las bragas de las prostitutas. La cantante Patti Smith se masturbaba mientras escribía. El adorado Elvis Presley era un voyeur aficionado a contemplar a otras parejas copulando. Al ateo Sartre le gustaba desvirgar adolescentes. Y el genial Einstein practicaba el ‘Intercambio erótico de poder’ con su esposa (Dominación/sumisión). Entre otras y otros.

Así que las de un servidor son muy ñoñas, muy de andar por casa, como ver a la chica con los brazos en jarras. O que luzca los sobacos bien depilados y aseados, aunque lo peliagudo de este fetiche es que hay que tener mucha paciencia para esperar a que ella se recoja una coleta y levante los brazos. Y que sea verano. Y que luzca camiseta de tirantes. Casi imposible. Supongo que ahora se explicará porque uno sigue siendo un solterón. Mi amor es imposible.

Tan imposible como conseguir que el Gobierno de Rajoy siga ayudando a los agricultores para que puedan asegurar toda la cosecha y no sólo el 50%. Nadie asegura la mitad de su coche. Cristiano Ronaldo se aseguró las dos piernas. Y Jennifer López se ha asegurado todo el culo y no sólo un glúteo, que es lo lógico, supongo.

Aunque quizás no haya que preocuparse porque según Botín (el banquero líder de los ‘pijosdalgos’), vivimos un momento fantástico para España, «porque llega dinero de todas partes". Y tiene razón. El otro día Bill Gates quiso meterlo en mi casa y no cabía, salía por las ventanas y hasta por la chimenea. Lo apretujaba con un mazo pero no cogía. Tuve que aconsejarle que lo metiera en otra casa y eso hicieron, ergo, se confirma que los pobres no podemos guardar dinero. En esta vida.

Lo mejor de la vida es que siempre tiene un final feliz, que le suelo decir a los suicidas. Pero no se fían y hacen bien porque la Asamblea regional ha aprobado ‘poner en valor’ el yacimiento de Medina Siyâsa, pero algo similar se aprobó en 2005 y todavía no han empezado, según la denuncia de IU. Se ha ido postergando y ahora han vuelto a aprobarlo porque tienen voluntad política de hacerlo, es decir, que ‘me dé usted la voluntad, señora’.

No nos fiamos de nadie, ni tan siquiera del tribunal de Estrasburgo cuando ilegalizó etarras, ni ahora cuando los suelta. O de los chicos educados que le abren la puerta a las chicas para que pasen primero, porque la mayoría aprovechamos para mirarles el culo. Trae cuenta ser un ‘caballero’ como el alcalde Tamayo, que todavía no ha explicado por qué Cieza es el municipio donde más ha aumentado el paro mientras ha disminuido en 40 (de 45). Sólo ha aumentado en Cieza, Caravaca, Abarán, Ricote y Archena. La puta realidad y no la voluptuosa fantasía.

20 de octubre de 2013

Bloomers

¿Qué son las ‘bloomers’?, te preguntas al leer un suplemento dominical. Suena a grupo de rock o tribu urbana. Pero no. Son unas braguitas diseñadas por Laura Sánchez que están en boga. Y uno que es un apañado fetichista en lencería y ajuar femenino, se pone a escarbar y averigua que las ‘bloomers’ son unas braguitas de colores con un tamaño mediano que linda entre el tanga y el culote, y que se han convertido en un fenómeno social.

Un día de estos me echo una novia formal para comprobar si es verdad que son tan divinas de la muerte. Aunque a simple vista parecen más propias para andar por casa, porque en la cama te la traen floja pues donde esté el clásico tanga o la culote de encaje y puntilla que se aparten los inventos juveniles.

Aunque se encocoren las chicas de la presunta izquierda que descalifican a la juez Alaya (la de los ERE), porque "una madre de familia, con un empleo exigente, cuyo rostro jamás revela el menor signo de cansancio no es de fiar". Esta memorable frase no la ha prorrumpido un machista irredento, celoso de su belleza; un talcualillo de esos que cuando ven a una mujer superior a ellos tiene que ser puta o tener un querido.



Lo ha escupido una mujer; la escritora Almudena Grandes después de que la juez se haya ventilado a cientos de políticos y sindicalistas corruptos, sin despeinarse, ni desmaquillarse. La juez es además inteligente, madre de 4 hijos y luce muy elegante porque tiene clase y un estupendo tipazo, pese a que es cincuentona. Y eso duele. La envidia regurgita la mala baba porque a Almudena Grandes le das unas bragas de encaje y puntilla y las corta y las pone encima del televisor, como paño, bajo el busto de Stalin que eso del toro es cosa de obreros franquistas.

Se puede procesar a una infanta, pero como toques a un sindicalista eres un franquista según su sectaria nomenclatura. Almudena no ha mencionado que la juez está ‘mal follada’, no ha llegado a tanto como ‘femimachista’ que es, pero nos ha salido por la españolaza chula, flamenca y bravucona que se cree con superioridad moral sobre los demás «porque yo lo valgo». La España de toda la vida que Goya esclafó contra el lienzo y que Valle Inclán rasgó en papel con la pluma, aunque por la zurda de la patria.

Pero es difícil que lo entiendan. Más difícil que el pepero alcalde Tamayo comprenda que los solares abandonados los limpia el Ayuntamiento y luego le pasa la factura a los propietarios, en vez de dejar que éstos los desbrocen por su cuenta porque no lo hacen (caso calle German Arias denunciado por IU). Lo chulean y ni se entera. Hay que cambiarles los pañales a los dueños y pasarles la factura porque no son de fiar, como dicen de la juez Alaya, aunque te tenemos a ti, Almudena, con tu chándales y tu bata de guata. Porque a ti las ‘bloomers’ no te pegan.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

13 de octubre de 2013

Zorreo

Miley Cyrus, la chica que fue el ídolo infantil Hannah Montana, ha confesado que es una zorra y que es lo que quiere ser. Dicen que es una argucia publicitaria, es obvio, pero la cuestión no es que quiera ser una zorra, bienvenida, sino que sea una zorra tonta.

Y que finja por dinero, porque los hombres también vamos de zorros y fingimos en la cama, según los expertos, aunque parece que nosotros no simulamos el éxtasis voluptuoso sino que fingimos que nos gusta el recorte de pelo que ella se ha hecho. El de la cabeza también, sí.

Pero ellas son las veteranas y haberlas haylas que fingen con tanto oficio que lo hacen incluso mientras se desnudan. Y no hace falta que ensayes, cariño, porque lo haces de maravilla, pero ellas siguen fingiendo. Y eso que todavía no te has puesto el disfraz de bombero.



Un disfraz como el que se calzan los socialistas y comunistas andaluces cuando cacarean su tolerancia, pero prohíben que los profesores de religión vigilen el recreo de los escolares porque no están capacitados al haber sido elegidos por la Iglesia. Según este burriciego criterio mis queridos José Antonio Fernández (cura secularizado) o Miguel Juliá (de Cáritas), no están capacitados para cuidar un recreo.

Suponemos que los niños tampoco verán la obra de Gaudí que era un beato católico y construía catedrales. O la de Dostoievski, Quevedo y Cervantes, que eran creyentes. Ni verán el cine de John Ford, Dreyer o Tarkovsky. Ni leerán a Norman Mailer o Rilke. Ni estudiaran a Edison, Ampere. Kepler, Gauss Copérnico o Pitágoras. Ni oirán a Juan Sebastián Bach. Ni admirarán el arte de Ticiano, El Greco o Botticelli, etc., etc.
El infierno es un lugar en el que te ves rodeado de tontos y no puedes escapar. El tonto es más peligroso que el malo, porque el malvado sabe lo que hace pero el tonto no. Y en España no cabe un tonto más, que decía Santiago Amón. Ni en Andalucía.

Aunque en el PP parece que se agolpan porque Rajoy le va a aplicar el copago a los pacientes con enfermedades graves que reciben las medicinas en los hospitales. Una necedad cuando el ahorro es mínimo y una injusticia cuando los partidos van a aumentar un 28% su asignación en 2014 y sus amigos, primos y demás familia siguen enchufados como asesores pues sólo se han cerrado 308 de las 2.362 empresas donde tienen hospedada a su tropa 'chupagambas' aborigen de este país de zorreo y chichinabo en el que si boicoteas un acto de los nacionalistas en Madrid se pide que se ilegalice a los violentos, pero si pones una bomba en la basílica del Pilar el silencio es estridente.

No puedes ondear una bandera de España en Cataluña porque te apalean, pero puedes poner bombas con desparpajo en uno de los '12 tesoros que tiene España' (Wikipedia). No hay huevos (o redaños), en este país de pusilánimes y zorros como la Myley Cirus, que quiere ser una zorra, ya digo, cuando para serlo no hay que opositar. No tiene mérito.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

6 de octubre de 2013

El diario de Noa

Acabo de ver la peli romántica "El diario de Noa" y no me explico las malas críticas que tuvo en su día y que hicieron que no la viera. La he encontrado por casualidad en Internet y me la he bajado. Es sencilla, romántica y sensible. Una historia de amor preciosa  que trata el amor con sensibilidad, con exquisito mino y evitando caer en los tópicos.

Algunos la han llamado cursi, pero si es cursi yo soy cursi. Acabo de enterarme.  Ya no vuelvo a hacerle  caso a los críticos, a los expertos, a los listos. La voy a guardar en mi videoteca. Lo siento por todos aquellos que no han conocido nunca el amor de verdad. Me dan pena, porque yo también era así. 

5 de octubre de 2013

Luces

No vivimos en el «siglo de las luces», es obvio, pero este año nos han subido cuatro veces la luz y las pensiones sólo lo harán un 0,25%, es decir, muy poco, «la puntica nada más, don Juan, que soy doncella», según la célebre coplilla.

 Tenemos unos políticos ‘zorillas’ con muchas luces porque Murcia es una de las comunidades más lisiada en los presupuestos de Rajoy, pese a que es una de las que más lo vota. La más fiel. Se conoce que el buen hombre no sabe de aquello de «bien nacido y ser agradecido».

Para echarse a llorar si no fuera cosa de niñas, según el espeleólogo macho Alfa, Jesús Calleja, que nos ha avisado de que «llorar implica debilidad». Y no sé. Yo siempre he sido muy llorón y he mamando más que nadie. Y conozco gente muy inteligente que ha llorado sin recato porque aunque este ‘pepito chulopiscinas’ lo ignore, las lágrimas no son sólo el parabrisas de los ojos. Sirven para limpiar y lubricar pero también para expresar emociones de dolor o injusticia y aliviar la tensión.



O para llorar de felicidad aunque sólo sea porque tu equipo ha ganado la Copa de Europa. Cuando estás seguro de ti mismo no tienes miedo a mostrar tus sentimientos. Los inseguros cobardicas los esconden por miedo a parecer débiles.

Llorar sin melindres, sí, como cuando te enteras de que la modelo Kate Moss ha vendido sus imágenes por más de dos millones. Kate Moss es una escuchimizada modelo sin chicha y demás limonás y exuberancias pecaminosas. Un falso tipo de mujer que nos imponen para forrarse vendiendo ropitas y potingues al obligarlas a lucir el yugo de su moda. Y donde esté la mujer normal, incluso rellenita, que se quiten estas tísicas de la pasarela.

También puedes echarte a llorar si eres padre y te enteras de una añagaza de las adolescentes para emborracharse, sin dejar rastro, que ya ha llevado a alguna a urgencias. Las chicas ocupan la mayor parte de las plazas universitarias y parece que, pese a los recortes, han investigado con denuedo (I+D+i) y han llegado a la conclusión de que al mojar un tampón con vodka y meterlo en semejante sitio, se consigue pronto la embriaguez porque el alcohol penetra más rápido en la sangre. Pero la ‘ventaja’ del invento (para eso fue pergeñado), es que no deja mal aliento y sus padres no pueden advertir que han bebido. Una suposición que es falsa, según los expertos, y muy peligrosa. Los hombres somos más sinceros, no nos escondemos y vamos haciendo eses por la calle.

La moda se llama ‘slimming’ y viene de Estados Unidos y Japón como una foma discreta de emborracharte porque puedes estar con una chica que vaya muy guapa por arriba, pero con el coño hecho unos zorros.

La cuestión radica en por qué eligen vodka ya que pueden acercarse a la barra y elegir entre el tampón de gin-tonic, licor café, whisky, etc. No hay límites. Para la estupidez humana y las pocas luces. Para echarse a llorar, aunque no sea de hombres.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

29 de septiembre de 2013

Morirse

Alain Delon, el mítico actor francés, ha confesado que no quiere morirse solo. Nadie quiere morirse solo. Yo ya he encargado una banda de música para que me acompañe en el trance. Aunque con la crisis a lo peor hay que contentarse con una pandereta y unas castañuelas.

Lo bueno que tiene la crisis (si es que tiene algo bueno), es que nos obliga a currar en cuestiones que antes no hacíamos ni como deberes de clase. Quizás por eso la odiada madrastra Merkel ha barrido en las elecciones de Alemania. Nos ha jodido a todos, es cierto, pero ha salvado el Euro que hace sólo un año estaba a punto de caer, según el saber de los listos como el premio Nobel, Skslizt, que el (24.06.2012) pontificó su desaparición. Un año después no ha rectificado ni tenemos noticias de sus augurios de ‘bruja Lola’.



La crisis también ha permitido que en la ley de Transparencia se hayan embuchado por fin a los partidos, sindicatos, monarquía e Iglesia. Unos buenos propósitos de enmienda que les obligará a publicar en la web los ingresos que reciban del contribuyente y justificar sus chipirrinchis y sus mariscadas. La iniciativa es loable pero ya dicen que «quien hace la ley hace la trampa». Veremos.
También van a perder sus privilegios los aforados; todos esos prójimos que disfrutan del impedimento de ser procesados si el Parlamento no lo permite y todos los demás compis de pupitre no dan su consentimiento.

España es la democracia con mayor número de aforados del mundo. Unos 10.000 ciudadanos disponen de una protección jurídica especial y sólo pueden ser enjuiciados si obtienen el permiso de sus propios colegas de aventuras. «Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna», etc, etc. Eso nos cuenta la Constitución. Vale. Me lo creo. «Pero me han dormido con todos los cuentos... y sé todos los cuentos» (León Felipe).

Por eso siguen aforados los diputados, senadores, magistrados, fiscales, miembros del tribunal de Cuentas, diputados regionales, defensores del pueblo (14), miembros de las diputaciones provinciales y hasta el rey al que «los suyos» le quieren birlar el trono para que deje de jugar al Principito.

En Alemania no existe ni un sólo aforado y así nos va, porque además se han agigantado las desigualdades entre autonomías ya que en Navarra la pobreza ha disminuido un 9%, pero en Murcia ha aumentado un 5%. Y los políticos como Valcárcel no se piran y siguen en el machito, aunque se vayan de jubilatas a Europa. «Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo... y por los mismos motivos», según nos explicaba Bernard Shaw. Pero ni caso.

Siguen en el palo del gallinero aprovechándose quizás de que los españoles somos los que menos papel cultural consumimos de toda Europa (libros, prensa), pero los que más gastamos en papel higiénico. Ahora se explican algunas cosas. Así que voy a morirme solo. Lo siento, pero no invito a nadie. Mi madre me dijo cuando era pequeño que no me juntara con malas compañías.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

22 de septiembre de 2013

Jugar

El gobierno de Mariano Rajoy nos va a subir las pensiones 0,25 céntimos. Ni 0,15 , ni 0,10 ni 0,15 sino 0,25. Ni más ni menos. Y además, a poco que se esfuerce, nos regala también una manta y un peine (homenaje al querido Ángel de las mantas)

No nos extraña entonces que el 98% de los niños de diez años tengan hábito de ahorrar parte de su paga para invertirla en gastos futuros, según la sorprendente conclusión de Scottish Widows. Aunque los juguetes y los videojuegos siguen siendo su gasto fundamental, también los hay que ahorra pensando en financiar su carrera universitaria, comprar una casa o abrir su propio negocio.

Eso dice el informe que lees y te deja atónito (despatarrado), porque a esa edad uno todavía continuaba jugando a médicos y no pensaba en ahorrar para comprarme un coche. La verdad es que a mi provecta edad todavía no me lo he comprado y sigo queriendo jugar a médicos. Lo que pasa es que uno es un inmaduro. Y además ellas no quieren jugar. Son muy suyas.



Como algunos cerriles de derechas que quieren liquidar el Estado y otros cerriles de izquierdas que quieren hacerlo insostenible con tanto gasto superfluo (la tv andaluza pierde 71.000 millones al día). La virtud dicen que anda por el término medio, es decir, por el centro y no por las caderas, por lo que parece inadecuado que se quiera exterminar a los ricos.

A los multimillonarios hay que mimarlos para que trabajen para nosotros, creen riqueza y que podamos explotarlos achicharrándolos con los impuestos; pero no te los puedes cargar porque si acabas con ellos ya no te queda nadie a quién exprimir.

Y los millonarios ya no descienden de un abuelo «que ha ganado una batalla» (León Felipe), pues el más rico de España, Armando Ortega (el de Zara), comenzó vendiendo camisas por los pueblos montando en una Vespa. Y un chico murciano de 28 años ha creado 750 empleos (en plena crisis), mediante un crédito del ICO, avalado por sus padres, que le ha permitido crear una franquicia de yogures helados.

«El problema de la falta de crédito» -asegura el muchacho- «se va a solucionar por sí mismo porque los bancos viven de los créditos y ahora lo están haciendo de los créditos pasados. Y tiene su lógica el razonamiento: O prestan dinero o no ganan . He ahí la cuestión que plantea este lúcido chico empresario, porque los ricos ya no vienen de serie en familias con prosapia y blasón niquelado, sino que proceden de abajo como el imberbe multimillonario fundador de Facebook que inició la empresa en su habitación de estudiante.

Un negocio que afloja porque todo tiene su fin o decadencia y va perdiendo poco a poco a sus usuarios que se aburren. Más o menos lo que ocurre con las parejas tras la pasión inicial. A todos nos llega la hora y habrá que ser prudentes, ahorrar para la vejez (como los niños), y poder así contratar a un enfermera tía buena que quiera jugar a médicos (por 0,25 céntimos).

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza.

16 de septiembre de 2013

Pasando

La mayoría de los jóvenes pasa de la política, según la encuesta realizada por el Instituto de la Juventud. Y además confiesan que están «satisfechos» con su vida porque se conoce que da gusto vivir tan ricamente en casa de tus padres y no tener que bajar a la mina. Cosas del el ‘guatsap’ que nos hace la vida muy mullida. Pasar de la política supone que ya no nos aqueja que la Justicia haya imputado a Chaves y Griñan. Normal. A mí lo único que me preocupa es conocer a una multimillonaria para casarme con su hija de 18 años. Es lo mínimo.

Aunque nuestros jóvenes todavía no han llegado a las ínfulas de una chica que puso un anuncio en un portal de finanzas de Estados Unidos: “Soy una chica hermosa de 25 años, bien formada y tengo clase. Quiero casarme con alguien que gane como mínimo medio millón de dólares al año. Estuve de novia con hombres que ganan de 200 a 250 mil, pero esa cantidad no me va a hacer vivir en el Central Park West. Rafaela S.”

Y recibió la respuesta de un chico:
«Soy millonario pero no acepto su propuesta porque es un mal negocio. Usted da belleza y yo doy el dinero, pero su belleza con el tiempo irá disminuyendo y mi dinero aumentando. Como comprarla es un mal negocio, por su devaluación creciente, le propongo alquilarla por el tiempo en que el material esté en buen uso. Esperando noticias suyas, me despido cordialmente.



Fdº: Un millonario que por eso es millonario.”
No había más que añadir, pero uno comprende a la chica pues 'las mujeres que buscan ser iguales a los hombres carecen de ambición', según nos explicaba Timothy Leary que se conoce que no conocía la desmesurada ambición de
algunas.

Es cierto que las que buscan la igualdad con los hombres se conforman con poco, con un nivel muy bajo, pero es que los hombres ya no son lo que eran antaño; esos españolitos bajitos, con bigote, obsesionados con la muerte y salidos, muy salidos. No somos así porque algunos ya puestos en el porno, preferimos a Erika Lust antes que a Nacho Vidal. Cuando tienes imaginación el porno te parece cine de barrio.

Y nos va más la poesía de Pepe Piñera cuando nos manda a «donde las flores se pintan los labios»; a Cieza, en un caer en mientes, donde vuelven los kioscos de la mano del concejal socialista Antonio Martínez-Real; un propósito acertado que nos devuelve a la nostalgia de las pipas envasadas a mano de la casetica de cartón.
Cada nostalgia tiene su música y por eso cuando ya no te desilusiona que no nos hayan concedido los Juegos Olímpicos o que los «diados» vuelvan a lo suyo, es que andas maduro para envolverte con el celofán de los recuerdos de esa infancia que veía precintar las bolsas de pipas con una plancha doméstica y vendía Celtas Cortos a cuatro cigarros la peseta. Entonces nos prohibían la política. Ahora los jóvenes pasan de ella. Y comen pipas por ‘guatsap’. Supongo.

8 de septiembre de 2013

Atrevidas

Las mujeres atrevidas son mucho más numerosas de lo que podría creerse, según un estudio llevado a cabo entre 2.000 británicas que ha publicado Cadbury´s. "Una de cada cinco mujeres realizan comportamientos que etiquetan como "atrevidos" para hacer el día más interesante. Lo lees y te pasmas: ¿Atrevidas?...

Pues no sé... ¿Lo habrán hecho en un andamio con un fornido albañil?... ¿Lo habrán hecho en lo alto de un trapecio del circo Price?... Pero sigues leyendo y parece que no, que a ellas les gusta provocar flirteando con el padre de su novio, fingiendo una baja laboral o colocando la imagen de un 'pibón' como fondo de pantalla del ordenador. Joder, qué provocativas están las chicas. Como sigan así de osadas son capaces de hacerlo hasta en la alfombra y todo, que yo no sé a dónde vamos a ir a parar. No tienen vergüenza.



No tenemos vergüenza porque aquejados de tener seis millones de parados nos reivindicamos quemando banderas o comparándolas con las de los otros para ver cuál es la mejor, la más chachi piruli, como el que se agarra el paquete para demostrar que tiene más huevos que nadie. Spain, cómo no, es decir, feria de Cieza. Quemar banderas es una falta de respeto, es cierto, pero también lo es colocarlas en chiringuitos de jarana como es una tasca de la feria, como si se tratara de demostrar que se es mejor español que nadie.

Para que se respeten las banderas habrá que ubicarlas en un sitio decoroso y no en verbenas, pasodobles y romerías. No hay mayor ultraje a la enseña nacional que pintarle un toro y exhibirla como si fuera el conejo de la loles, porque uno no se imagina la bandera República con un toro estampado, pues ellos si que la cuidan y respetan.

Cosas de Spain, donde hemos alcanzado el 90% de deuda con respecto al PIB. Nunca jamás habíamos debido tanto y hasta el socialdemócrata exministro sueco Göran Persson nos ha recordado que "un país que debe no es soberano ni tiene democracia que valga, porque no es dueño de sí mismo". La cuestión es obvia: o pagas o no te sirven más, ni te venden medicinas para los hospitales, ni folios para los colegios, etc.

Pasa como en los bares, ya digo, y por eso te abochornas cuando te enteras de que las primeras compras centralizadas de fármacos han ahorrado en Murcia unos 1,6 millones de euros, sólo en los hospitales. Esto no es recorte, sino buena gestión porque al comprar más cantidad consigues mejor precio. ¿Y por qué no se hizo antes?... Pues porque había que pensar y trabajar para crear una 'central de compras' y prefirieron dejarlo a la púa mientras las grandes sociedades siguen pagando menos impuestos por IRPF que un mileurista.

Esas grandes sociedades que son tan generosas que contratan luego a los políticos para los consejos de las grandes empresas que controlan (González, Aznar, etc). Éstos sí que son atrevidos y se lo hacen con el primero que pillan. Y en plan putón.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

1 de septiembre de 2013

Herencias

La feria se acaba y nos llegan los fascículos coleccionables que pregonan el fin del verano, la vuelta al cole y el regreso de Bárcenas, la titularidad de Casillas, los ERE o el bombardeo de Siria, un rebujito, junto a otras noticias de más fuste y tronío porque el tamaño del pene se reduce cada vez más debido a las ondas magnéticas y los pesticidas; un avance de la modernidad que ha provocado que la cosa de comer se encoja 2,3 cm durante la última década. Ha pasado de los 15,24 de media a los 12,95 cm.

Menuda pesahombre. Tengo que medírmela porque hace millones de años que no lo saco a pasear y no sé cómo andará el XL. Y ya ni me acuerdo de cómo se hace cuando estás con una chica. Aunque supongo que eso será como nadar y montar en bicicleta, que nunca se olvida. Eso dicen. Y si no, oye, que se ponga ella encima y se lo curre, mientras tú lees el Marca.

Para los investigadores se trata de una tendencia que heredarán las próximas generaciones; aunque también heredarán otras bicocas porque los que nazcan a partir de ahora tendrán una deuda de 20.000 euros, tras haber llegado al billón la púa del Estado. Quiere decirse que les dejamos en herencia deudas y menos polla. Pobrecicos.



Pobrecicas, claro, porque a fin de cuentas, y medidas, se supone que serán ellas las perjudicadas. Aunque a lo mejor se alegran y todo pues ellas son muy suyas y son capaces de decirte que les da igual porque como ya la tenías muy pequeña no han notado la diferencia. Pos miaque. Hace tiempo traté a un chico al que su mujer lo mantenía en un sinvivir. ¿Pero de verdad me las has metido ya?, le preguntaba ella muy perversa. Y el pobre se venía abajo. Según me confesó acabo donde el psiquiatra. Y luego supe que seguía con su encantadora chica, pero que se había metido en política.

Es que son malas, sabe usted. Tan malas como alguno papás que cuando les das la espléndida noticia de que vas a salir con su hija te preguntan cosas muy delicadas como qué tienes para ofrecerle a su niña del alma. Una indelicadeza, flagrante, porque son cuestiones muy personales y tú no puedes decirle que dispones de 18 centímetros de enhiesto cariño. Lo mismo se cree que quieres ligar con él.

Hay que llevar con esto mucho cuidado. Con los padres, sí, porque uno de ellos me preguntó muy ufano si iba a pedirle la mano de su hija. ¿La mano?...Vera usted, es que para mano ya tengo la mía; así que si me da también ‘lo otro’ nos aburrimos menos.

Y se emberrinchó. Nunca he comprendido a los padres de mi ex-novias. Y eso que sólo he tenido dos. O quizás por eso sólo he tenido dos. No lo sé. Menos mal que no he sufrido ni ondas magnéticas ni pesticidas y no me encojo. Será porque no tengo móvil electromagnético y al campo y a la feria sólo voy de visita.

25 de agosto de 2013

Dinero y feria

El número de orgasmos de la mujer crece dependiendo del dinero que tenga su pareja, según ha revelado Thomas Pollet (de la Universidad de Newcastle). Cuanto más dinero tenga el maromo más orgasmos tienen ellas que ya se sabe que son muy tiernas y románticas. Tienen fama.

El trabajo no especifica si es con el marido o con otro, pero ésto sólo me lo pregunto yo que soy un vicioso. Quiere decirse que cuanto más dinero tengas mejor te fingen, de lujo, en vez de fingirte en plan soso, de rebajas, como si estuvieran casadas. Se esmeran más. Como si estuvieran interpretando 'La traviata' en el Liceo.

Mucha liberación femenina, y demás 'chachipirulis' pero al final tendremos que ganar pasta (ahora que viene la feria), pues no podemos contar con la ayuda de las feministas aunque vayan por ahí enseñando las tetas para luchar por la liberación de la mujer y contra el patriarcado. Liberarlas del talcualillo que no tiene perras y no da orgasmos. Y por ahí.



'Femen' es una organización feminista que basa sus protestas en enseñar las tetas, lo cual que está muy bien y no vamos a ser nosotros los que le demos una reprimenda. La organización ha abierto franquicia en España y su portavoz ha declarado que luchan "contra la Iglesia y la industria del sexo".

Pero ocurre que la Iglesia también lucha contra la industria del sexo, ergo, ellas luchan contra la Iglesia que a su vez también lucha contra la industria del sexo, una carambola, pues las chicas enseñan las tetas porque su pechera es protestante, digo, para la protesta. Como la canción, pero sin música.

Lo suyo es enseñar las tetas con inscripciones reivindicativas que es lo que nunca hacen las chicas que practican el topless en las playas porque en Mallorca es imposible encontrar a una Wally que no lo haga y en Formentera van desnudos integrales en toda la costa de la isla. Lo sé porque lo he hecho y se te despelleja hasta el culo. Y no digo otra cosa que también se despelleja porque mi querido Juan José Avellán me riñe. Pero rima con olla.

Por eso no parece lógico que las del topless playeril las enseñen gratis, sin crítica política. Un derroche de espacio protestantil, un sindiós porque las tetas están para reivindicar lo mismo que el culo sirve para hacer un calvo, o sea, eso tan maleducado de bajarse los pantalones y enseñarle el culo al que viene a cobrarte el alquiler.

Cuentan con mi solidaridad porque algunas de ellas han padecido cárcel, como en Turquía, donde sí tiene sentido enseñar las tetas pues hay represión, mucha, pero despechugarse en España es tan revolucionario como criticar al entrenador que no te alinea. Lo que ocurre es que estas feministas vienen de la antigua rusa soviética (Kiev) y se conoce que allí sí que es subversivo enseñarle las domingas a la momia de Lenin. Así que si estas feministas son tan amables, podrían luchar para que las chicas prefieran las pililas de a peseta, en vez de a duro. Una caridad, verdad usted.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

18 de agosto de 2013

Maquiavélicas

Suzanne Evans ha publicado el libro “Maquiavelo para mamás”, en el que defiende la aplicación de las máximas de Maquiavelo a la educación de los hijos. Aunque también las ha aplicado a su marido. «Divide y vencerás, nada se echa a perder tan rápido como la generosidad o no hay que tener reparos en mentir», son las armas que esta encantadora mujer ha empleado para educar a sus cuatro hijos. Y a su marido.

Y como es natural ha reverdecido la vieja polémica por educar así a los niños porque algunos arguyen que sería volver a los días de escuela que uno recuerda como el ricino de “la letra con sangre entra”. Lo espeluznante es que todos han polemizado porque se eduque así a los hijos pero nadie ha chistado ni aludido a la ‘educación’ de los maridos. Pobrecicos. Contáis con mi solidaridad.

La fraternidad de un solterón que ya avista la jubilación (y la residencia de ancianos) y que comprende a Miguel Ángel García Díaz, director del gabinete de Estudios de CC.OO y ponente de la comisión de reforma de las pensiones, cuando dice que un sistema de reparto «sólo puede repartir lo que tiene, no lo que no tiene».



Por esa razón votó a favor de la reforma de las pensiones que ahora no quieren ni PSOE, IU, UGT o su propio sindicato. Pos miaque. Pero seamos serios: el problema grave de las pensiones se planteará en 2046, es decir, cuando uno esté ya pajarito y los que vayan a cobrarla sean los capullitos de alelí que no entienden un texto escrito (PISA). Lo creen también los del PSOE que consideran que la reforma «no es urgente» (Valeriano Gómez).

Así que si no quieren aprobar la reforma para que los capullitos cobren cuando se jubilen pues con su pan se lo coman. Constato que no me afecta, que decía Felipe González. Por lo que a mi respecta tanto los partidos como los sindicatos pueden hacerse un piercing ‘príncipe Alberto’ o aficionarse al ‘squirting’, porque no voy a desgañitar ni una coma en defender una reforma que los demás no quieren y que a mí no me toca.

«Limpiarte los zapatos aún sabiendo que va a llover, es la actitud más sensata para mantener la serenidad cuando la sinrazón todo lo embarra». Así comienza mi cuarta novela, que me tomo a pecho, porque tendremos que ser maquiavélicos como ellas y a vivir que son dos días. Y la mitad de ellos borracho, es cierto, porque ya nos advertía Ernest Hemingway que «algunas veces las personas inteligentes tienen que estar borrachas para aguantar a tanto idiota».

Así que ahora se comprende por qué el genial escritor J.D. Salinger (el de ‘El guardián entre el centeno’) dejó de escribir y se recluyó en su casa durante 60 años. Para escribir del infierno tienes que bajar a él porque no puedes escribir de oídas, es cierto, pero salir y aguantar a esta tropa que nos maneja no es un infierno sino una tortura maquiavélica maquinada por un discípulo de Zuzanne Evans. O por su marido.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

11 de agosto de 2013

Tripartitos

Las frases que las chicas prefieren que se les diga para ligar proceden de la cultura popular, según una encuesta de Vanity Fair. En primer lugar se encuentra «¿tienes un mapa, porque me acabo de perder en tus ojos?», título de una canción de Hawthorn Heights. Y le sigue «¿te hiciste daño cuando caíste del cielo?».

Muy lindo, pero ahora se explica porque a mí me ponen muy malas caras cuando te preocupas por su salud y les preguntas si han engordado. Se conoce que así no se liga. Y caes mal. Tan mal como los gibraltareños que han arrojado bloques con pinchos para impedir la pesca porque como los nacionalistas y los tontos, nunca descansan. Los llanitos quieren ser ‘britis’ para no pagar impuestos en su paraíso fiscal, pero viven tan ricamente como españoles en la costa del Sol (Sotogrande).

En Inglaterra tanto el Gobierno como la oposición están unidos con lo del peñón, pero en Spain los nuestros se han tirado de los pelos, como es natural, porque o eres un patriotero fascista de orgullos imperiales o un solidario partidario del diálogo y el acuerdo. Un biempensante de esos que cuando pillan a su mujer con otro en vez de correr y divorciarse, se sientan en la cama y establecen un mesa de dialogo tripartita para llegar al consenso con la mujer y el amante, porque el dialogo siempre conduce a la paz y a la resolución de los conflictos. A la paz del matrimonio tripartito. Son consentidores pero no lo saben, al igual que el cerdo no sabe que es un cerdo ni que se reboza en la mierda.



Todos los presidentes han pretendido ser simpáticos con los gibraltareños para ganarse su cariño y que quieran ser españoles, pero eso es tan difícil como lograr que algunos oficien por fin de periodistas y le pregunten a Bárcenas quiénes son los blanqueadores que le ha dado los millones que tiene en Suiza.

Mientras tanto las resoluciones de la ONU a favor de España (que tan importantes fueron para censurar la guerra de Irak), ya no valen porque a algunos no les molestan las colonias imperialistas, si están en España. Los ecologistas dicen que el Gobierno también debe denunciar el relleno de aguas para ganar terreno al mar o el trasvase ilegal de combustible de buques gasolineras. Es lógico, pero increíble, porque Rajoy no dijo ni pío cuando Gibraltar fue admitida en la UEFA, ni amenazó con retirar a los clubes de la competición europea de fútbol pues sabe que los españoles prefieren jugar de rodillas contra el Manchester inglés a vivir de pie y sin partidos de fútbol (Pasionaria). Y además muchos españoles trabajan en la roca y tocarle al español «el pan de mis hijos» tiene más peligro que tocarle al inglés los huevos.

Así que bienvenido sea el patrioterismo de los gibraltareños porque después de todo sólo es una roca pelada que no merece ni un disgusto, ni un partido de fútbol. Es lo que hay. Y además has engordado, que lo sepas. Quizás por eso te has caído del cielo. Pesas mucho.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

7 de agosto de 2013

Las novelas ya están en Casa del Libro

Los tres libros que he publicado hasta ahora ya se pueden adquirir para tabletas en Casa del Libro; probablemente la mejor tienda de libros de la red, junto a Amazón (donde también están).  Casa del Libro es una tienda online española que vende libros tanto en papel como en eBook para tabletas. Por ahora sólo están los tres que he terminado porque el cuarto todavía está en  talleres.

Azul y sombra

Entretiempo

La escoria de la tarta

La cuarta novela la tenía empantanada casi dos años y en cuatro meses que he estado encerrado con ella  he avanzado más que en todos esos años, de donde se trasvina que, como todo en la vida, no hay que esperar a que vengan las musas y hay que ponerse a trabajar, trabajar y trabajar. Con disciplina, orden y rutina. Con horario fijo que tienes que respetar al milímetro y ponerte tu mismo multas si te lo saltas.

Así se consigue escribir las novelas, tal y como ya hice con Azul y sombra (me tuvo cuatro años encerrado) y Entretiempo (tres años). La escoria fue mal fácil y sólo me llevo dos, supongo que porque vas adquiriendo oficio y vicio de escribir.  La última que tengo en trámite (con nombre provisional),  la he ido escribiendo sin orden ni concierto y por eso ha estado empantanada más de dos años.  En estos cuatro meses ha avanzado una barbaridad y ya está encarrilada.

Ya tengo el encofrado y ahora queda poner los tabiques, llamar a los pintores, fontaneros y electricistas. Y poner las cortinas, es decir, esmerilar el estilo. Pero lo difícil ya está hecho. Con orden, disciplina y rutina. Si no, no hay manera. Al menos para mí.  Pero ya dicen que cada maestrillo tiene su librillo y cada cual tiene su método. Todavía queda leña y tela por cortar, trabajo, orden y disciplina, pero una vez que te metes en la rutina todo es muy fácil.

4 de agosto de 2013

A diario


El sexo a diario nos hace más inteligentes, según un estudio de la universidad de Princeton que nos acredita que darle zanahoria al conejito, con frecuencia, aumenta la producción neuronal.  Se veía venir. Y por eso uno siempre se lo ha dicho a las chicas pero a ellas les seguía doliendo la cabeza. Mira, cariño, que vas a ser más lista. Ni con esas. No hay manera. Prefieren ser tontas antes que hacerte feliz. O se lo hacen de tontas, digo, de listas. Todavía no lo sé. Es que estoy tonto. Se conoce que follo poco.

Tampoco debe darle mucho al ‘cuchi cuchi’ la derecha murciana del señorito Valcárcel que pretende cobrarle a los discapacitados la estancia en los ‘centros de día’ a razón de 60 euros al mes, cuando cobran pensiones de 300 o 400 euros. Mantienen las empresas públicas con ‘amiguitos del alma’ y recortan por abajo, como ha criticado el Papa Francisco en su viaje a Brasil donde ha dejado claro que los marginados entrarán antes en la casa del Padre que los castos y puros de misa diaria. Se refiere a mi madre, que conste.


También le ha endiñado lo suyo a los políticos, empresarios, banqueros, curas y obispos que «se creen príncipes», o reyes, y ha animado a los jóvenes a dejar de balconear y bajar a la calle para construir un mundo más justo, tal y como hizo Jesucristo. Se trata de dejar las malas compañías (de la curia vaticana), y salir al camino para atender a los más necesitados ya sean drogadictos, inmigrantes o gais. Y no juzgarlos, como suelen hacer algunos chupacirios. «¿Quién soy yo para hacerlo?»

La Iglesia tendrá doctores para las cosas del alma, pero el ‘Corpus iuris civilis’ es de humanos, de los jueces de la Audiencia de Murcia que han condenado a un joven de 16 años a dejar «las malas compañías». Yo he oído mucho lo de las malas compañías, aunque tardé bastante en darme cuenta de que la mala compañía era yo. Por eso no he tenido nunca amigos. Ninguno que haya sido concejal de Urbanismo. No soy nadie.

Será porque no soy muy sociable, qué le vamos a hacer, pues iba a comentar algo sobre el trágico accidente ferroviario de Galicia pero esta columna se entregó el miércoles y sale publicada el sábado, cuando las flores ya están marchitas. Aunque quizás deberíamos advertirle a los periodistas que defienden al maquinista, que a mí los ex-suegros me echaran de su casa por muchísimo menos.

Y además un servidor no vale para los pésames y responsos, soy muy tímido (sobrio), por lo que le envío todo mi cariño al lúcido poeta Manuel Dato y a Mercedes y su familia. «Si la muerte no fuera el preludio a otra vida, la vida presente sería una burla cruel», nos recordaba Gandhi. Manolo estará ya gozando de la ilustrada tertulia con el cura Salas en alguna habitación de la casa del Padre. Y a diario. Me refiero a la tertulia no al sexo, joder, que hay que explicarlo to´.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

28 de julio de 2013

Matrimoniar

Dicen las lenguas viperinas, muy groseras, que «el amor es oler pedos juntos». Puede. Uno no lo sabe porque nunca he vivido en pareja más allá de un fin de semana. Entramos el sábado en un piso prestado para conocernos y convivir como casados, y el domingo por la mañana ya me había echado. Ni un pedo, oye. No me dio tiempo.

Su padre me dijo que yo quería seguir llevando vida de soltero y que eso no era cuestión. Y tenía razón, pero es que ellas te engañan porque cuando están de novias son muy apasionadas pero una vez casadas ni quieren emborracharse, ni fumar porros, ni echar un polvo nocturno en la playa, ni esposarte a la cama. Son crueles, ya se sabe. Te llevan engatusado al matrimonio.

La democracia es otro matrimonio pero con esa civilidad que nos impide volver al árbol y arrearle un garrotazo al vecino por la linde de la rama. El hombre nace mono y se va haciendo humano conforme acepta unas normas de comportamiento que le permiten matrimoniar con la democracia y la cultura. La educación te apartan de la manada porque ya no somos perros que vamos en grupo detrás de la perra para olerle el coño y ser el preferido para montarla.



La democracia consiste entonces en oler pedos juntos; las flatulencias de la derecha paleta que quiere excluir a lesbianas y mujeres solteras de la reproducción asistida, un disparate, porque uno tiene amigas que son madres solteras y son mejores mamás que muchas otras que lucen marido. Son chicas independientes que no quieren aguantar los pedos de un tío. Un gran «problema médico», señora Mato. O soportar la fetidez de los políticos que se ruborizan con pudor ofendido por la financiación ilegal de los otros, pero callan cuando los bancos les perdonan a todos ellos las deudas, y los financian, incluidos los comunistas.

El socialista José Blanco ha sido absuelto por la justicia, aunque ya tenía condena firme de los correveidiles, por lo que conviene aguardar a que la justicia sentencie, antes de volver al árbol y engrescarse por la linde. Rubalcaba cumple con su deber al pedir la dimisión de Rajoy (para eso cobra). Ya ha huido Griñan por los ERE andaluces. Y el gallego cumplirá con el suyo si además de explicarse el próximo jueves, presenta una ‘cuestión de confianza’ para ver si el PP lo apoya porque Aznarín fue líder del partido durante 14 años y ni rechista las acusaciones de su tesorero. Quizás porque él y Aguirre son los únicos a los que no acusa.

No se puede cambiar un Gobierno porque lo quieren 4 bancos extranjeros (Pedro J. Bárcenas lo sugiere en El Mundo), sin que hable mi voto que tiene que valer lo mismo que el interés golpista de 4 bancos. O de todos aquellos que matrimonian con bancos y corruptos para oler unos cuescos que pretenden que valgan más que mi voto. Lo siento, pero no tengo costumbre de oler los pedos de nadie. Ni tan siquiera en un fin de semana.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

21 de julio de 2013

Lencería

Los expertos aseguran que trabajar en lo que te gusta es primordial para ser feliz porque te diviertes y encima te pagan por hacerlo. Supongo que ahora mi madre (y los padres de mis ex-novias), comprenderán por qué yo siempre he querido ser dependiente de una lencería de señoras. Es genuina vocación profesional.

Y además te pueden contratar en el PP ya que se han gastado 17.000 pesetas en lencería, según las cuentas auditadas. Un dinero público bien empleado porque a alguna diputada le puede urgir un polvo de media mañana. Ese que se echa cuando sales de la oficina a almorzar y te desvías al hotel con la hija del jefe. Un suponer.

Eso dicen los que gallean por barras y esquinas pues servidor es cándido y virginal y no hace esas cochinadas como no sea por una causa noble, es decir, por amor. O por dinero. Como Pedro J., el de El Mundo, que después de llevar los papeles de Bárcenas al juzgado en la mochila de Vallecas, ha convalidado nuestros barruntos y recelos.



El 1 de junio escribíamos aquí: «A Rajoy lo quieren liquidar tanto Aznar como la Aguirre y Pedro J (el del El Mundo), porque parece que el gallego le hace más caso a Merkel que a ellos. Y eso sí que no. Le exigen que convoque un congreso extraordinario para entronizar a Esperanza Aguirre».

Un mes y medio después el ‘Woodward de Alcobendas’ lleva al juez los papeles de un corrupto encarcelado que ha atesorado 48,2 millones en Suiza y que nos da su ‘palabrita del niño Jesús’ de que son veraces. Si la acusación es cierta, con pruebas periciales fehacientes (y no escritos en tarjetones y servilletas), el asunto es grave porque Rajoy ha mentido, es obvio, pero si nos ponemos así de concienzudos hemos de recordar que Felipe González también mintió sobre los GAL y Aznar sobre la guerra de Irak. Y ninguno dimitió.

Entre asesinar inocentes, conducirnos a una guerra ilegal o llevarse unas pesetillas de sobresueldo, Rajoy parece el más inocente, por memo, pues ganaría mucho más en el Registro de la Propiedad que en la política. Si se ha dejado pringar por unas pesetillas es que es imbécil y no se merece ser presidente del Gobierno de España. O sí. Probablemente sea el más indicado.

Bárcenas ha confirmado en su 11ª declaración ante el juez que esta vez los papeles son de verdad, no de mentirijillas, «te lo juro por Snoopy», por lo que ya tenemos su verdad o su mentira, sobre papel timbrado.

Rajoy debería presentar en el Parlamento una ‘cuestión de confianza’. Urgente. Obligaría a su partido a pronunciarse. Si pierde se va, como quieren algunos. Y si gana tanto Esperanza Kirchner, como Aznarín y Pedro J. Bárcenas comprenderán que los presidentes se cambian en las urnas y no asediando el Parlamento o en los tribunales populares. Queremos saber la verdad (judicial), pero no ser redimidos por ningún correveidile salvapatrias con tirantes. No somos niños y no necesitamos tacatá democrático, sino trabajar vocacionalmente en una lencería de señoras.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

14 de julio de 2013

Enamorarse

Los hombres necesitan 8, 2 segundos para enamorarse, según los expertos, pero es que algunos son muy gandules. A un servidor le basta un segundo. Y sobra, pero ellos insisten en que si miras más de 8 segundos a los ojos de una chica estás enamorado, pero no especifican qué ocurre cuando le miras el culo media hora porque eso también es amor. Un amor leal y fiel que no la abandona.

Tan constante como la bellaquería de los independentistas que ya planean un ejército catalán integrado en la OTAN. Hágase usted una revolución de minué izquierdo-independentista para acabar aliados con EE.UU. Mientras en España se bracea para salir de la crisis los burguesitos piden la independencia y 9.703 millones al ominoso Estado español (FLA) cuando el año pasado se llevaron 5.400 y se lo gastaron en 43 embajadas, la televisión autonomica (1.400 millones) o en promocionar la lengua.

Uno no tiene problemas con la lengua porque en la cama no suelo hablar, excepto para advertirle a ella que no finja tan fuerte porque nos pueden oír los vecinos. Y si alguna se empeña en hacerlo dispone del lenguaje universal al uso: «Oh, my Good; oh my Good»... No hay que saber latín para echar un polvo.


O para ser un camastrón como el comunista de IU y vicepresidente andaluz, Diego Valderas, que se compró su segundo piso en la subasta bancaria de la vivienda de un desahuciado. El subastero campeador antidesucios lo hizo años después, es cierto, cuando el precio había bajado 3 millones. Los comunistas dicen que es legal comprar a los bancos los pisos desahuciados (siempre que no seas de derechas). Legal pero repugnante.

Como el chorizo Bárcenas que vuelve a acusar a Rajoy, en un periódico, de todo lo que ha negado ante el juez. El País dice que ha sido un chantaje al Estado, pero si ha sido así Rajoy no ha cedido porque el fulano está en la cárcel y con los 48 millones de Suiza bloqueados. Pero volvemos a Agamenon: hay que ver si es verdad lo que dice el porquero, pues es muy grave.

Cuestión de camastrones, como Putín, que defiende la libertad de expresión del espía norteamericano (Snowden), mientras mantiene en la cárcel a las chicas del grupo rock Pussy Riot por «profanar objetos de culto». Es de muy mala crianza reirse de la fe de los demás, pero nadie debe ir a la cárcel por ello. Ni imponer su credo como ha hecho en Turquía el gobierno islamista derrocado por los militares en una asonada, cuartelera, porque un golpe de Estado lo es tanto si lo da Agamenon o su porquero. Sigue siendo ilegal.

«El amor se expone, no se impone», que nos explicaba el venerable cura Salas. Y es cierto, pero las creencias son un sentimiento ajeno al interés turístico que hay que procurar no herir, en balde. Y autocensurarse tal y como haces cuando a tu mujer le ocultas que con ese traje se le nota más la celulitis. Te callas y te autosencuras. Para que no se desenamore de ti en segundos.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

7 de julio de 2013

Excelencia

Un 57% de las estadounidenses dejarían de practicar sexo  para poder consultar su móvil. Lo dicho: hacerles el amor mientras ellas 'guatsapean'. Aunque sea con su novio.

Tampoco vamos a ser celosos porque España es  el tercer país europeo con más  'smartphone'.   Todo el mundo lo tiene, excepto un servidor que cuando me lo ofertaron comprobé que no tenía  nada que decir.

Aunque sí tenga mucho que gritar, como Munch, porque   los  terratenientes siguen  cobrando subvenciones agrícolas  (PAC), pese a que no trabajan el campo.  Uno creía que esa breva  era ya historia chunga, negra, del jaez aquel de  las pinturas de Goya y Solana y por esas veredas y pagos.  Pues no. 

Ahora quieren quitarle esa 'ayuda'  a los terratenientes como la Duquesa de Alba  para que la subvención se vincule  a las hectáreas que se trabajan y no a las que se gozan.   En España se benefician 910.000 prójimos cuando sólo cotizan 350.000.

No nos extraña este traspapele burocrático porque  a mí la Administración me ha pedido  el certificado de vida y estado (solterón)  y  he estado a punto de aportarles la sábana manchada de sangre,   compulsada,  para certificarles que no soy virgen, o sea, que seguimos  con Larra y el 'vuelva usted mañana' que ahora será vuelva usted el mes que viene porque quieren centralizar la justicia en la capital, quitando los juzgados de Cieza.  La derecha nacional pretende que volvamos al coche de línea y a los papeles con gomas en el cartapacio.

Una justicia de Corte Inglés que acoge a las señoronas desocupadas que toman el té con pastas, mientras la izquierda  pretenden repartir la miseria y que las becas se den al que no la necesita, al ocioso que no se  curra las hectáreas del conocimiento y se lleva la pasta  sin trabajarla, es decir,  dejando los libros en barbecho. La OCDE ha revelado que la enseñanza en España es "cara e ineficiente".   Cada universitario nos cuesta 7.000 euros al año.

Uno no ha hecho gasto porque me expulsaron de dos institutos de Cieza (tanto públicos como privados). Entonces no  había más, sí.  Me falta el cromo de los Albares. No soy un buen ejemplo,  lo sé, pero me remusgo que la Universidad concede la igualdad de oportunidades, es lo justo,  pero después la vida  corrige  y desiguala porque nadie quiere  un médico o un abogado malo, aunque luzca un título con marco de lapislázuli.

Se critica la excelencia, por fascista, cuando la excelencia debe ser  la normalidad; esa normalidad que evita que el 86% de los maestros de Madrid  suspendan un examen con preguntas del nivel de un niño de 12 años y no sepan sumar kilos y gramos.  "!Muera la inteligencia!", que gritaba el fascista Millán-Astray.

Porque la excelencia es lo que todos buscan al discriminar y contratar al albañil más excelente. O al buscar  para novia a una mujer  extraordinaria.  Con las cosas de comer no se juega.  Tonterías (y 5) los justos. Y 'smartphone' por un tubo para que ellas se entretengan  mientras tú te las trabajas. Como la tierra y las becas.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza.

3 de julio de 2013

Perversiones morbosas

Uno comprende que haya algunos que sientan emoción al ser operados por un cirujano que haya aprobado la carrera con un 5 raspado, pero a mí no me va ese tipo de morbo. Prefiero otras perversiones menos peligrosas.

30 de junio de 2013

Inhalar

Gritar ‘ETA mátalos’ a unos policías no es enaltecimiento del terrorismo, según la Audiencia Nacional. Sólo son amenazas. Y quizás tengan razón estos quisquillosos jueces de puñetas y melindres, porque para que se enaltezca al terrorismo hay que gritar «ETA descuartízalos y que vuelen las tripas». A lo menos.

O se hacen las cosas bien, como Dios manda, o los jueces ni saben ni contestan. No se puede ir por ahí gritando sólo «ETA mátalos» porque se podría confundir con una invitación a un picnic.

La Audiencia sí entiende como enaltecimiento del terrorismo el «Gora ETA», es decir, el «Viva ETA» pero no «ETA mátalos» porque no es lo mismo decir «Viva España» que «España mátalos», no sé si me explico o es que algunos jueces también inhalan el oxiaxion (presuntamente).



Son las cosas de palacio porque la nueva reforma de la administración acabará con el «vuelva usted mañana», según nos dice Rajoy, que pretende suprimir 10 defensores del pueblo, 13 tribunales de cuentas y demás organismos públicos en lo que están enchufados militantes, primos, sobrinos y demás familia.

La reforma está elaborada para acabar con el sempiterno «vuelva usted mañana», pero tendrá que volver usted mañana para ver cuando se atornilla porque depende de las autonomías y ahí nadie quiere perder cacho, poder, timbres y pólizas. Quizás debería someter la reforma a un referéndum porque las consultas populares son muy ejemplares.

Los suizos han rechazado aumentar las vacaciones dos semanas más, los muy angelitos, que no quieren tener más veraneo pagado. También deben de inhalar el oxiaxion. Que esa propuesta la hagan en España, si se atreven. Aquí no cuela porque criticamos que se abra un ‘fastuoso’ teatro en tiempos de crisis, pero se jalea la reapertura de una ‘fastuosa’ piscina climatizada con sauna, jacuzzi y baño turco.

Es más revolucionario poner los huevos a remojo en agua calentita que ver a Bertolt Brecht en el teatro. Y da más votos, claro, porque España es uno de los países que tienen el pan más caro de Europa y el tabaco y el alcohol más barato. Y la fiesta que no decaiga. Jacuzzi para todos.

Pero volvamos a los referéndum porque en Nueva Jersey está prohibido llevar chaleco antibalas si vas a asesinar a alguien. Puedes llevar un mono de trabajo y un chaqué o frac, pero nunca un chaleco antibalas, según la ley que probablemente también fue aprobada en referéndum tras un colocón de oxiaxion porque cuando vas a matar no tienes tiempo de buscar el chaleco antibalas.

Y puede darse la adversidad de que te pare un policía y te pregunte adónde vas. A matar a un cabrón que me ha bajado a los últimos puestos de la lista electoral. ¿Lleva usted chaleco antibalas? Pues sí, claro que lo llevo. Pues entonces deje que se lo guarde porque está prohibido y no quiero multarle. Aquí tiene el recibo del guardarropa. Y ya me está usted circulando.

Es que por allí son muy cumplidos y dicen que la educación abre todas las puertas, incluida la del asesinato. Pero no grites «Gora ETA» porque enalteces el terrorismo. Tú grita «ETA mátalos» que sale gratis.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza.

23 de junio de 2013

Descanso

El capitalismo no descansa jamás, como los tontos (Ortega), y por eso un universitario de 19 años ha creado   la empresa «telecondón» para servirlos  a los clientes apremiados.  No está solo, qué va,  pues ahí tenemos   a los españolitos castizos  que andan restregándose  por la cara su propio teatro Capitol (y su apropia España), mientras se tiran  de los pelos como escarpias  y se arañan    con  mayores palabras.

En vez  de plantear  si el  teatro es el adecuado para la ciudad (sólo lo ha hecho Vergara del CCCi), se han engrescado  con repúblicas,    desahucios, malas maneras, pobrezas,  riquezas y zarzas.

Si lo hubiera reinaugurado el presidente de la República tendríamos el mismo esperpento porque en España no se descorcha  una chapa sin que  alguien se dé por señalado.  Y si se engallan con este copete cuando se desprecinta un teatro no sabemos de qué pelos tirarán cuando se reinaugure la piscina climatizada con sauna, jacuzzi y baño turco; un servicio  de nuevos ricos para señoritos con alpargatas. Ya no habrá pobreza.



Seremos tan ricos como Messi que gana 20 millones de euros al año y todavía quiere rapiñarnos cuatro. Parece que el seráfico futbolista  no se ha enterado de los manejos capitalistas de su padre jugando al Monopoly de las sociedades en paraísos fiscales, mismamente que la infanta Cristina que también fue la última en enterarse. Suele pasar en la pareja con los cuernos. Eso dicen. Así que es   probable que Messi  no sepa  nada y  se limite a pedirle  la paga a su padre. Como cualquier otro niño.  

Tan inocente como  el  invento de  la marca Wool & Prince que ha patentado  una camisa que permanece limpia durante cien días «y sin  olor de los efluvios humanos».  Un logro que le vendrá de maravilla a los marranos que no se duchan, porque a ver quién es el guapo que quiere llevar 100 días la misma camisa.

A mí me habría venido muy bien de pequeño, sabe usted, porque las tres extraordinarias mujeres con las que he pasado toda la infancia y la adolescencia, eran muy estrictas cuando venía del solar de doña Adela con los zapatos rotos,   la camisa sin botones y la cabeza descalabrada  y con brechas, que mi querido don Rafael Rodríguez nos restañaba en la Casa de Socorro del camino de Murcia con polvos de Azor y lañas. 

De don Rafael tendría que escribir algún día una columna, pero la actualidad no deja espacio. De él y de otros ciezanos como el genial poeta Pepe Piñera, vilmente marginado. O el padre del doctor Pascual Lucas, don Daniel, que se mantuvo republicano en la dictadura cuando ejercerlo tenía mérito pues lo represaliaron y apartaron de la docencia, sin que su nombre figure ahora en un colegio ni  en un aula.  Otro vilmente olvidado por los héroes que ahora ondean tan ricamente repúblicas y peanas.

Y también podríamos hablar de  mi estimado  Joaquín Gómez Carrillo que se ha ganado que lo nombren  cronista de Cieza (como Antonio Ballesteros), porque sabe una jartá  de tradiciones  y somos  el único  municipio  que no lo tiene pues los españolitos castizos quieren endilgarnos  el de su bandería partidaría que tampoco descansa. Como el tonto.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza.